jueves, 24 de diciembre de 2015

24/12/15.

“Nadie me hizo de San Lorenzo, pero yo nunca pensé en otro equipo, en otra camiseta”, dice el gordo Soriano en una entrevista, y agrega: “ningún porteño tiene idea de lo que significa ser de San Lorenzo en una provincia: era ser un bicho raro, porque la distancia hacían que solo llegaran los ecos de Boca y de River.”, yo puedo decir que no hay momento de mi vida en que no agradezca a mi viejo por haberme mostrado el amor por estos colores, la locura, el “sin sentido” (para los racionales que no entienden la pasión por el fútbol), de querer hasta las lagrimas una camiseta.
El club que se quedo sin cancha, que descendió, que no ganaba nada internacional, jamás dejo de tener el apoyo de su gente.
Toda lucha justa tiene su recompensa, vuelve la alegría a la avenida La Plata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario