lunes, 3 de marzo de 2014

Palabras de un Duende.

Y nunca voy a dejar de jugar por algo tan estúpido como “la edad”, dije satisfecho, e imaginando -sí, tengo mucha imaginación-, que esas palabras perfectamente podrían ser de un Cronopio.
“¿Qué es la edad?”, preguntó el Duende, que siempre tiene esa forma tan particular de mostrarme que si hay un Cronopio en este departamento -sin contar a los que habitan mis libros, pinturas, fotos, discos  y esculturas-, es él. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario