domingo, 2 de febrero de 2014

Y cuando.

“…por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.”
Mario Benedetti.
“Enamorarse y no”.



Y cuando volvió ella lo miró, esperaba su abrazo, la sonrisa que tiempo atrás le daba seguridad, pero él continuó su camino, cruzó a su lado y aunque le sonrió, esa sonrisa fue solo por amabilidad.
Lo que fueron, lo que alguna vez crearon, había quedado en el tiempo, él lo había dejado en otro lugar, y aunque en algún momento pensó que no podría, que hacerlo sería imposible, sabía que dejarla era necesario para continuar.
Ella, al verlo cruzar a su lado comprendió el cambio que se avecinaba, y en menor medida lo comprendió a él, sabía que nada podía reprocharle, después de todo ella lo había dejado también en algún otro lugar.