sábado, 22 de junio de 2013

Amarla es difícil.


Es buena, cuando duerme;
el calor de su cuerpo es un puñal de vidrio
que remonta los sueños.


Cuando calla, es buena
y su voz una premonición olvidada y peligrosa
que arruina el silencio.


Cuando grita o llora
o se lamenta o se divierte o se cansa,
nada puede contener
este dolor alegre que envenena
mis sueños y mi soledad.
Por eso es difícil pensar
en ella, en su cara bondadosa;
abandonarse; por eso
es una cobardía retenerla
y dejarla ir, una pavorosa crueldad.
A veces, cuando lo pienso,
no sé qué hacer con ella,
con este destino luminoso.


Francisco "Paco" Urondo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario