martes, 2 de abril de 2013

El pacto.


cuando nadaba en dulce oscuridad, nada sabía del pacto
de nacer. la vida es, ciertamente, una de sus cláusulas.
también la muerte y el dolor, el amor, la alegría, el mero
padecer. y el daño que hacemos, el daño que nos hacen,
el espejo celeste donde miramos nuestro estar sobre la
tierra. a ella nos ata la cadena que se balancea sobre
todos los abismos del mismo abismo: ser.
¿cuándo es delicia este yugo? ¿o deleite, dejamiento de 
sí, profunda sangre? ¿cuándo es cosmos mi pedacito de
papel, tan escrito y tachado por todos y por mí? ¿qué 
dice el libro humano? ¿en qué balanza pesan esas tintas?
¿las palabras del puro comenzar?
la vida es acto que conoce y cada acto, introducción al
otro no saber. la inteligencia y el instinto encienden fuegos
en la noche, pero es del infinito que estamos exiliados.
así, en tu secreto, crece el árbol que sueña el sueño 
donde un gallo, una piedra y la tristeza miran el mundo
entero y lo ponen en la boca de un niño para que el sol beba.

Juan Gelman, de “Interrupciones 2”. (Esta escrito así con minúsculas en los comienzos, luego de los puntos, como suele hacer Gelman).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario