martes, 30 de abril de 2013

Te propongo.


Busquemos un poco de opio esta noche,
no me refiero al opio que los demás conocen,
hablo del nuestro, que nos hace bien.
Busquemos distracción,
en esta ciudad sin entretenimiento,
en esta noche sin luna, ni estrellas.
Te propongo que sólo por hoy,
o quizás hasta que aquello
que se apoderó de nosotros desaparezca,
o duela menos, que no es lo mismo,
pero que en este caso es igual,
busquemos otros cielos,
otras estrellas y lunas.
Hagámoslo, ya que sólo en la búsqueda,
vos y yo estamos vivos. 

jueves, 25 de abril de 2013

Observa.

“..vi el Aleph, desde todos los puntos,
vi en el Aleph la tierra, y en la tierra otra vez el Aleph,
y en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras,
vi tu cara y sentí vértigo y lloré porque mis ojos
habían visto ese objeto secreto y conjetural,
cuyo nombre usurpan los hombres,
pero que ningún hombre ha mirado:
el inconcebible universo.”
J.L.Borges, “El Aleph”. 




Observa, aún permanece oculto en el mundo que alguna vez creó, sus movimientos son torpes como siempre.
Sabe que algo ocurrió y eso le agrada. Esta convencido, algo de su entorno se esta modificando y eso ahora le produce una sonrisa.
No tan invisible como cree ser, observa el lugar al que va a partir. 

martes, 16 de abril de 2013

16-04-13.


Date cuenta que por decir lo que digo no estoy en tu contra, mucho menos de la nación. Date cuenta que una persona que tiene tan patéticas ambiciones, como las de tener mucho dinero, jamás va a buscar el interés general. Nadie, escúchame bien, nadie que se enriquece ilícitamente puede ser bueno para un país. El dinero que unos acumulan, es el que falta en una escuela o en un hospital.     

martes, 2 de abril de 2013

El pacto.


cuando nadaba en dulce oscuridad, nada sabía del pacto
de nacer. la vida es, ciertamente, una de sus cláusulas.
también la muerte y el dolor, el amor, la alegría, el mero
padecer. y el daño que hacemos, el daño que nos hacen,
el espejo celeste donde miramos nuestro estar sobre la
tierra. a ella nos ata la cadena que se balancea sobre
todos los abismos del mismo abismo: ser.
¿cuándo es delicia este yugo? ¿o deleite, dejamiento de 
sí, profunda sangre? ¿cuándo es cosmos mi pedacito de
papel, tan escrito y tachado por todos y por mí? ¿qué 
dice el libro humano? ¿en qué balanza pesan esas tintas?
¿las palabras del puro comenzar?
la vida es acto que conoce y cada acto, introducción al
otro no saber. la inteligencia y el instinto encienden fuegos
en la noche, pero es del infinito que estamos exiliados.
así, en tu secreto, crece el árbol que sueña el sueño 
donde un gallo, una piedra y la tristeza miran el mundo
entero y lo ponen en la boca de un niño para que el sol beba.

Juan Gelman, de “Interrupciones 2”. (Esta escrito así con minúsculas en los comienzos, luego de los puntos, como suele hacer Gelman).