jueves, 7 de marzo de 2013

El todo y la nada.


La emoción,
los temores,
la curiosidad,
la soledad,
la necesidad de estar en el borde.
Ahí de pie,
frente al horizonte.

El todo y la nada,
que se erige delante,
desconocido,
profundo,
infinito.
Estar ahí,
pequeño ante tanta inmensidad.    

No hay comentarios.:

Publicar un comentario