sábado, 19 de enero de 2013

Mundos paralelos.



“Vez, ya no pienso en vos”, dice ella despacio, luego sonríe por lo absurdas que suenan sus palabras.
“Ya no te espero”, repite él frente al espejo del baño.
El sol se levanta pero en la ciudad no hay un solo ruido, no en la que esta él, aunque sí en la que esta ella.
Ambos vuelven a la cama, es sábado y aún muy temprano para levantarse.
Todo sucede en otras ciudades, en otras camas. Ella junto a alguien en quien no piensan con frecuencia, él siendo abrazado por quien no suele esperar.
Mundos reales, mundos imaginarios de papel, infinitos mundos que se mueven, que por momentos se cruzan y sus intersecciones suelen dejar a sus habitantes confundidos en distintos lugares, a los que no pertenecían, hasta que el movimiento planetario los vuelva a arrojar a otra realidad. Habitantes desorientados que viendo otros cielos, escuchando nuevos sonidos, diseminados por varias ciudades no hacen otra cosa que seguir con sus vidas.  

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Gastón! ¿Cómo estás? Venía a escribirte que me gustó mucho, desde el título hasta que lo acabé para releerlo. ¡Cómo cambian las cosas, qué pronto pasa el tiempo, a veces me asusta! Pero el Amor nos perdura.

    Abrazos.

    ResponderEliminar