martes, 11 de diciembre de 2012

El mercado. (Cuento de Edward Bellamy)

Erase una vez un país muy, muy seco donde apenas había agua y el sol ardiente abrasaba desertizador, a todos sus habitantes. Unos aventureros habían encontrado unas lejanas fuentes de agua y preveyendo el abastecimiento, habían construido grandes depósitos para contenerla. El problema era traerla y para eso llamaron a la población y le hablaron. Hay que traer el agua desde las fuentes y para ello os ofrecemos un trato: por cada cubo que traigais os pagaremos un penique y por cada cubo que consumais os cobraremos dos peniques, en la diferencia estará nuestro beneficio y a cambio tendremos agua todos.A esos hombres se les llamó los CAPITALISTAS. A los hombres del pueblo no les pareció mal y empezaron a acarrear el agua desde las lejanas fuentes y empezaron a verterla en los depósitos. Por fin tenían agua para todos, ocupación y podrían calmar la sed... no era un mal trato. Ocurrió que acarrearon el agua durante el tiempo suficiente hasta que se llenaron los depósitos. Entonces los dueños de los depósitos les dijeron a los acarreadores: ya no hace falta más agua, los depósitos están llenos... La gente fue consumiendo sus peniques para comprar el agua que necesitaban y ya no tenían peniques mientras los depósitos rebosaban. Entonces pidieron agua y los CAPITALISTAS les dijeron que no podían dársela si no pagaban el precio estipulado y estos dijeron que ya no tenían peniques porque los habían gastado para el agua que necesitaban. Los CAPITALISTAS lo dejaron claro, ESTO ES UNA CRISIS...no hace falta que traigais más agua. La gente se fue enfureciendo viendo que a unos les sobraba el agua mientras la mayoría moría de sed. Entoces los CAPITALISTAS enviaron a a los rabinos, pastores, sacerdotes, imanes para que hablaran al pueblo y le dijeron: "No hay agua porque hay mucha", "careceis de agua porque sobra en los depósitos","ireis a un sitio en la otra vida lleno de fuentes", "todo se debe a las manchas del sol", "es por la falta de fe..." la gente dejó de escucharles y se fue enfureciendo cada vez más con los religiosos y con los que les pagaban sus sermones en agua. Ante esto los capitalistas seleccionaron a los más fuertes y a cambio de agua les encargaron de vigilar sus casa y sus depósitos contra el pueblo enfurecido que se fue calmando bajo el garrote de los más fuertes. Mientras, los CAITALISTAS seleccionaron a las mujeres más bellas a las que compraron con agua y comenzaron a despilfarrar en baños y chapoteos y bebiéndose el agua almacenada mientras el pueblo moría de sed y golpes...hasta que se vaciaron los depósitos. cuando ocurrió esto los CAPITALISTAS volvieron a llamar al pueblo y anunciaron "La CRISIS HA TERMINADO", podeis volver a traer agua en las condiciones pactadas...y así ocurrió. Y ocurrió una vez y otra y otra hasta que salieron de los barrios unos hombres que llamaron AGITADORES y hablaron al pueblo: Pero no os dais cuenta que cuanta más agua traeis más rápidamente llenais los depósitos y antes os quedareis sin ella porque no os acanzarán los peniques?...¡Basta! Vamos a construir nuestros propios depósitos y traeremos agua pero ¡¡¡PARA TODOS!!! mientras desguazaban sus puertas para armarse de estacas y defender sus construcciones... ...y los CAPITALISTAS temblaron viendo que su negocio había llegado a su fin.

1 comentario:

  1. Muy bueno, no lo conocía, me sirve para trabajar en las aulas con los estudiantes algunos conceptos!
    Jime

    ResponderEliminar