viernes, 23 de noviembre de 2012

Señales.


Y voy dejando señales,
yo que me alejo de todos,
que estoy un tiempo
y después desaparezco,
a vos te dejo señales.
Son digamos,
pequeñas migas de pan
como en aquel cuento infantil,
no para mí, para poder regresar,
son señales para vos,
para que veas donde estoy.
 Voy dejando rastros
que no sé si sirven de algo
pero ahí están,
que espero veas,
no son para que tomes
este camino,
estoy convencido
que cada uno debe elegir
constantemente su camino.
Esas señales
que de vez en cuando suelto,
solo quieren decirte,
recordarte,
hacerte saber,
que has convertido
en verdaderamente agradable
aquel camino que compartimos.

lunes, 19 de noviembre de 2012

El alegato.

- Declare su versión de los hechos. - Mandó el juez.
 El escribiente, las manos en el teclado, transcribió los dichos del acusado, conocido por su apodo de El tornillo, residente de la ciudad de Melo, mayor de edad, de estado civil soltero, de profesión desocupado.
El acusado no negó su responsabilidad en el delito que se le imputaba. Sí, él había estrangulado una gallina que no era de su propiedad. Alegó:
- Tuve que matarla. Hacía tiempo que me chillaba la panza vacía.
Y concluyó:
- Fue en defensa propia, señor juez.

Eduardo Galeano, de "Bocas del tiempo".