lunes, 5 de marzo de 2012

El fondo de la calle.

Le ocurre siempre que viaja, se despierta, ve la hora en el reloj del micro y el cansancio lo vencen, los ojos se le cierran, ve 21:15, y se duerme, al abrir los ojos ya son las 23:45. Su mente lo abandona, parte lejos del asiento 22 del micro.
Vuelve a dormirse hasta que escucha una voz, o sueña escucharla, abre los ojos y con la frente apoyada en la ventanilla lo primero que ve es la terminal, aunque para él que está acostumbrado a grandes terminales como la de Retiro o Córdoba, esa no es una terminal, apenas es un edificio oscuro con luces amarillentas en el que solo hay lugar para cuatro micros, en un costado ve puestos que venden revistas y un pequeño bar que se encuentra cerrado.
Las piernas le duelen por las horas que lleva viajando, piensa que se encuentra en Salta, aunque no está seguro, baja y pregunta dónde se encuentran y el chofer confirma que están en Salta, que van a demorar el tiempo suficiente para fumar un cigarrillo ya que deben cargar varias cajas en esa terminal.
Se aleja del micro encendiendo un cigarrillo, camina por la terminal y sus alrededores, no hay mucho para ver aunque no sabe exactamente qué espera encontrar o ver, ese sentimiento lo acompaña hace ya bastante tiempo, es el que lo impulsan a viajar por el país, a subirse a cualquier micro que lo lleve lejos de su ciudad. Siempre que en el trabajo piden un encargado para un viaje es el primero en ofrecerse y eso trae alivio a sus compañeros ya que nadie quiere hacerlo.
Fumando llega hasta la esquina, a su espalda escucha el ruido del motor del micro y la poca luz que dan los pocos faroles de la terminal no le permiten ver más que unos 20 metros hacía el fondo de la calle, parado entre el negro de la noche y el azul del cielo nublado recordó algo que había sentido en un viaje anterior, y de repente escuchó -o creyó escuchar- una voz. No era la primera vez que la escuchaba lo que lo llevaron a pensar en que se estaba volviendo loco ya que en esa calle se encontraba completamente solo, o eso le parecía ya que no veía a nadie a su alrededor, “quizás la voz no vino de la calle y sí de otro lugar” pensó y comenzó a reírse confirmando que se estaba volviendo loco.
El cigarrillo se consumía, los minutos pasaban y él meditaba pensando en la voz que había escuchado y la pérdida de razón, hasta que el chofer con un silbido lo llamó. Regresó al micro, al asiento 22 para continuar su viaje durmiendo por momentos, despertándose otras veces, y en esos instantes en que permanecía entre la vigilia y el sueño escuchó -o creyó escuchar- nuevamente aquella voz, al abrir los ojos con la frente pegada en la ventanilla del micro vio el negro de la noche y el azul del cielo, respondió moviendo la cabeza a la voz, y continuó su viaje, su cuerpo yendo hacía el norte, y su mente hacía otros lugares.

7 comentarios:

  1. Qué hermoso. Tal vez la voz no provenga de fuera sino de él mismo, quizás también esa voz sea la de la libertad, la que surge de él para indicarle a dónde ir aunque no cuente con la certeza acerca de los destinos que encontrará. ¡Y qué magnífico poder escuchar aquella voz!, que nos impulsa a ser nosotros mismos. A mi entender es en esas circunstancias, de forma inesperada y sin una exhaustiva planificación, que momentos que nos hacen bien ya nacen preciados porque al igual que como se hallan se guardan como tesoros. Me gusta la multiplicidad de interpretaciones que se le pueden dar a tus textos.
    ¿Estuviste en Salta recientemente?
    La frase en el blog es de mi autoría, aunque la comparto. Gracias otra vez por visitarme :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es agradable pasar por tu blog, con respecto a la frase me gustó mucho y me la voy a quedar obviamente respetando y citando la fuente. Sí anduve por Salta y subía hasta la Quiaca en Jujuy, increíbles paisajes, fui solo con una carpa parando en donde llegaba, recomiendo hacer un viaje así y creo por eso me gustó tu frase.
    Gracias por lo que decís de mis textos, un beso y un gusto como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Esas voces internas que siempre tienen algo para decirnos y que muchas veces nosotros nos negamos a escuchar

    Lindo texto locura .. que sigan los viajes y las nuevas experiencias

    Beso grande .. soy Nati

    Pd: Ojalá hayas pasado un lindo día en tu cumple .. te mandé un mail no se si los levantarás .. jajaja .. pero me desactivaron el face así que volví a las viejas fuentes .. jajaja .. los sms con tu destino imposible enviarlos tambien .. sos más difícil que Cris vos ehh .. Felicidades che!!

    ResponderEliminar
  4. La pase muy bien che mi pc murio por eso recién hoy vi tu mails, grcias por el saludo, con respecto al sms acordate que cambio la caracteristica de acá...o quizas no me enviaste nada y solo decis que si. Un beso Nati gracias por el saludo.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja .. uyyyyy como dormí con el número ehh .. shhh shh no digas que tengo un locutorio ehh .. queda entre nos .. jajaja .. que bolú

    Aprovecho que desde esta compu puedo contestarte en tu blog porque la otra no me deja .. jajaja .. me censuran .. ni anónima me dejan ser .. buuuuu

    Beso .. me fui .. comprobado que mi beso te llego!! Pasá lindo!! Adiosssss!!

    ResponderEliminar