jueves, 23 de febrero de 2012

Jujuy.

- ¿Estás preparado para verlo? – Pregunta, y él no responde más que con gestos.
- ¿Estás preparado para verlo? -vuelve a preguntar y agrega- Ya te quitaste la mochila, tomaste aire, el nuevo aire que hace tiempo te rodea. Sí, si te traje hasta acá es porque lo estás, y como veras lo hice de la forma en que te gusta. Siempre estuvo presente en vos ese grito de libertad y soledad que te lleva a alejarte por algún tiempo de todo, de todos, tenías que viajar de esta forma. – Dijo, y él una vez más respondió solo con gestos, que es como siempre responde a sus pensamientos.

jueves, 9 de febrero de 2012

Me voy.

Me voy, chau.
Creo hay que viajar siempre que se puede
y el universo se muestra constantemente,
deja ver tanta belleza que pocas veces vemos,
que no disfrutamos,
si la luna brilla hoy ¿por qué no verla?
quizás no haya otra noche,
cuesta aprenderlo pero es así.
El aprendizaje muchas veces demora en llegar,
y la vida está hecha de experiencias,
de batallas ganadas y perdidas,
de encuentros y desencuentros.
Me voy chau, quizás nos volvamos a ver,
pero no va a ser mañana, la montaña me llama.
Por algún tiempo no voy a ver a los hipócritas
y a su mundo de mentiras,
no voy a ver sus absurdas máscaras.
Estoy partiendo, llevo una carpa, una mochila,
mi limitado vocabulario que va a intentar ser poesía,
cuento, alguna historia.
Es el momento ahora, siempre es el momento ahora,
me voy como alguna vez imagine,
siguiendo esa búsqueda que sé va a ser eterna.
Me voy yendo escuchando cuestionamientos,
y supuestas certezas,
me alejo hasta quién sabe cuándo,
escuchando también palabras de aliento,
y si “…llueve a gritos…” como dice Cortázar mejor,
porque ya se sabe la lluvia y yo tenemos algo.
Para mí la vida es un gran misterio,
y viajo llevando lo que leí,
lo que me dieron y quitaron, lo que viví en estos años,
también recuerdos y olvidos.
Palabras que son más que palabras,
personas únicas que son mucho más que personas.
Voy hacía la montaña,
hacía cálidos y frescos vientos,
regalando aires de libertad.
Me voy y quizás en algún tiempo nos volvamos a ver,
será entonces hasta pronto.