martes, 19 de julio de 2011

Un invierno.

Queda algo atrás, es inevitable,
no importa cuanto queramos llevarlo, algo siempre queda.
Quedan sonrisas, promesas, deseos,
y con el tiempo poco a poco vamos quedando atrás también,
vamos perdiendo partes,
aunque también claro, vamos sumando otras.
Siempre sumamos.

Por más que me proponga no hacerlo
de alguna u otra forma siempre miro atrás,
creo no hacerlo sería una forma de olvidar
y aunque hay ciertos olvidos necesarios
no creo que la amnesia total sea una solución.
Miro atrás y veo cosas que van quedando,
que dejamos o nos dejan.

También miro adelante y camino
y ahora mientras voy intento comprender,
no sé porque pero intento hacerlo,
supongo que por ahora no habrá una explicación,
que solo habrá que seguir.

Siempre queda algo atrás y escribo,
escribo cosas inentendibles para todos,
pero lo hago ya que creo es una forma de que no todo
quede en el camino y sea olvidado.

Hoy no lo puedo comprender,
creo que por eso busqué una explicación en tus ojos
pero huyeron de los míos,
y aunque no sé porque me hago algunas preguntas,
y escribo cosas que nadie entiende,
o entienden muy pocos.

Constantemente pierdo algo valioso,
pero también sumo cosas nuevas.
Siempre sumamos.

2 comentarios:

  1. Gastón, siempre existe una conexión tan inexplicable entre los que escribís y mucho de lo que yo siento, pienso y callo.
    Me encanto este texto!
    Te mando un beso grande, y en este día del amigo espero que la pases lindo con tu gente querida! Aunque no nos conocemos personalmente, y en realidad nos conocemos sólo por medio de lo que cada uno vuelca en su blog, te digo gracias! porque en muchas de tus palabras he encontrado más de una vez una salida a la reflexión, a la belleza, a no sentirme tan sola! Que sigas bien! Beso grande! Ji

    ResponderEliminar
  2. Bueno muchas gracias Jime, la verdad muy lindas palabras las que decís.
    Te mando un beso, que estés bien.

    ResponderEliminar