lunes, 4 de abril de 2011

9

Con el silencio que buscó todo el día y no encontró,

entró la noche a su habitación,

lo tomó por sorpresa revisando libros y apuntes.


Ya metido en la noche y su silencio,

repasó lo vivido en los últimos días.

Imágenes lejanas, casi perdidas en el tiempo,

pero no en sus recuerdos llegaron,

se materializaron ante él,

y se confundieron con las otras imágenes,

con las más recientes que guardaba en su interior. Sonrió,

hacía varios días que esas sensaciones iban con él.


La noche llegó y se posó en la calle,

en el barrio, en los perros,

y en él que inmóvil veía hacia atrás y hacía delante,

y a pesar de que tiempo atrás se encontró con obstáculos que pensó no podría sortear,

sentía los había dejado atrás,

le costó hacerlo pero lo hizo,

y pensó que aunque aquellos obstáculos no serían los últimos,

y que en el futuro tendría que sortear los que aparezcan,

así lo haría.

Pensó también que así era la vida,

que constantemente aparecían obstáculos que sortear.


La noche trajo el silencio que buscó en el día,

y sentado viendo hacía atrás y hacía delante,

disfrutó de ese silencio.

6 comentarios:

  1. Esto:

    La noche llegó y se posó en la calle,
    en el barrio, en los perros,

    me parece una genialidad! En los perros!! Me encantó.
    Obviamente, me hizo pensar en un tema de La Mala Rodríguez que se llama POR LA NOCHE.
    Y me gusta que acá la noche es símbolo de tranquilidad, hasta te diría de cierta alegría. Siempre suele ser al revés, viste? La noche es oscuridad, peligros, tristeza. Me gusta este cambio que hiciste.

    ResponderEliminar
  2. Si suele ser al revés, pero a mi me gusta mas la noche, y el silencio mucho más.

    Gracias por lo de "una genialidad".

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gusta disfrutar de la noche, particularmente al leer. Nos devuelve ese silencio solitario tan ajetreado durante el día, ese silencio que nos hace pensar.

    Un abrazo, Gastón.

    ResponderEliminar
  4. es por la noche cuando te llega todo aquello que se ensordece, enmudece y se vuelve invisible con el día...Un lujo disfrutarla, sin duda..

    ResponderEliminar
  5. che, me gusta lo que escribís

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Paula, gracias por pasar y leer.

    ResponderEliminar