martes, 16 de noviembre de 2010

Vuelta.

Se despertó temprano a pesar de que por la noche casi no había dormido.
La alegría que sentía la vio en sus ojos que se reflejaron en el espejo del baño, alegría por el concierto, y también por el domingo, por mucho de lo vivido en esos días, se dio una ducha. No desayuno y salió con la intención de perderse en la ciudad, sabía que tenía que tomar el 34 desde Villa Luro hasta Corrientes, ir por Juan B. Justo hasta el 2.500 bajarse y caminar por la avenida dos o tres cuadras hasta encontrar una boca de subte y viajar, pero no hasta Leandro L Alem como lo había hecho el día anterior, esa mañana debía bajarse antes, y así lo hizo.
El viaje no duró más de diez minutos, al subir las escaleras se encontró de frente con el sol, la lluvia de la noche era solo un recuerdo, no así el viento que seguía soplando, caminó por Corrientes, compró libros para sus hermanos, Poe para él. Entró a un bar y tomó un café en una de las mesas que estaban contra las ventanas.
El bar era agradable, de los que no había en su ciudad, y viendo por la ventana se reconcilió con algunos pensamientos con los que se había peleado días atrás, recordó lo que una amiga siempre decía “...dejá que el tiempo haga su trabajo, el siempre acomoda las cosas...”. Pagó y salió.
Caminó viendo librerías hasta pasado el mediodía, algo cansado decidió regresar.
Balanceándose por los movimientos del subte leía en las paredes los nombres de las estaciones para ver en cual convenía bajarse, un vendedor a los gritos ofrecía un tablero de ajedrez ideal para los viajes ya que sus fichas estaban imantadas.
Al subir una vez más con lo primero con lo que se encontró fue con el sol, caminar dos o tres cuadras hasta Juan B. Justo, viendo en el trayecto la estación de bomberos, y algunos negocios que le mostraban que iba por el camino correcto.
El viaje en colectivo fue más largo por la ventanilla pasaban edificios a los que se fue acostumbrando a ver en esos días. Ya en el departamento con la radio encendida preparó algo para el almuerzo.
Al terminar de comer lavó lo que ensució, ordenó el departamento, luego la mochila y salió al balcón, el cielo no mostraba una sola nube, dejó pasar varios minutos en los que repasó los últimos días. Finalmente partió hacia la terminal.
Había algo que conocía de lo que estaba viviendo, el entorno, los ruidos, los olores, una vez más algo de él se iba y una parte quedaba, recordó lo que había escrito en el cuaderno que siempre llevaba en su bolso, “la vida es como un viaje con cosas, agradables y desagradables, que quedan, y otras tantas, agradables y desagradables, que esperan.”, repitió esas palabras y en ese instante llegó el mensaje de ella, sonrió, miró a su alrededor con la certeza de que nadie o casi nadie sabía dónde se encontraba, y que nadie o casi nadie sabía cómo se sentía.

10 comentarios:

  1. Y? ¿como la pasaste en el recital de Norah?
    siempre queda detrás algo agradable y desagradable... siempre.

    ResponderEliminar
  2. El recital me gustó mucho che, la pasé muy bien, solo falto “Thinking About You”.

    (Me hubiese gustado traérmela a Norah para mí, y que me cante todo el día... pero bueno no se puede tener todo.)

    ResponderEliminar
  3. Yo me la queria traer tambien (?), y sí faltó ese tema, eso te estaba por decir... es mi tema preferido de ella. Yo me quedé pensando "NORAH CANTÁ THINKING ABOUT YOU SINO NO ME LEVANTO DEL ASIENTO", y cuando volvíó para hacer un bis mi esperanza incremento... se fue al final sin cantar ese tema y me quedé :(
    Otra vez será (espero quwe vuelva)
    Tiene una voz encantadora, muy cálida... me encantaba ver su carita cuando le gritaban "hermosa" y ella sonreía y hacia gesto de que no entendía nada pero igual decia "gracias".

    ResponderEliminar
  4. Ah es hermosa, y cuando hace gestos mucho más, tengo un par de videos con sus "muchas gracias" en castellano, su voz es muy dulce, ¿se nota que estoy enamorado de ella?(...)

    También espero que vuelva che.

    ResponderEliminar
  5. La entrada es maravillosa, es una peli, me re transportó.
    Y tus comentarios de Norah Jones me hicieron acordar tanto a los míos después de Regina Spektor que me enternecieron. Y Regina también se fue sin tocar mi tema preferido (Summer in the city).
    Vivan las cantantes tiernas (:

    ResponderEliminar
  6. Sí, vivan las cantantes tiernas.
    Gracias por lo que decís de la entrada.

    ResponderEliminar