lunes, 20 de septiembre de 2010

Y tiene.

Hay muchas versiones -como todo lo que tiene que ver con mitos griegos-, pero una, la que más me gusta, dice que Odiseo luego de pelear en Troya regresaba con su ejército y en el trayecto, empujados por Poseidón pierden el rumbo y pasan cerca de las islas de las sirenas, Odiseo sabía del poder de sus voces y cubre los oídos de su tripulación, pero él no lo hace ya que quiere conocer el canto de las sirenas, quiere saber si es tan hermoso como dicen, y para no ser arrastrado hacia ellas se hace atar por sus hombres al mástil del barco.
Junto con el de Perseo es una de los mitos que más me gusta y suelo mezclarla con cosas que digo y por ahí escribo. Frecuentemente mezclo cosas que escribo con cosas que leo o escucho, en esto que vengo escribiendo hace algunos días hay una mención de Odiseo, que me pareció coincidía con la idea de un viaje, aunque no con todo el mito, por eso lo mencione arriba.
Me gusta decir que las ciudades son como el mar, también que por más que intentemos fijar un rumbo muchas veces el mar, (la ciudad, lo que hay en ella, las personas que conocemos), desvían nuestro rumbo, algunas veces a lugares mejores que al que íbamos.




Y tiene que pasar un tiempo
hasta que uno comprende que ya nada queda,
o que lo que queda es insuficiente,
para convencerse que hay que partir.
Meter en un bolso lo necesario,
mirar el mar y ver que hay que seguir.
No hablo de un bolso como los que conocemos,
tampoco hablo de meter cosas que se pueden ver.
Tiene que pasar un tiempo
y el mar siempre está ahí, esperando,
agitado e inmenso como siempre.
Y así un día ocurre,
el tiempo pasa y comprendemos que hay que partir,
solo cargar lo necesario en el bolso,
que no es un bolso y partir.
La brújula aún no señala un lugar,
pero siempre fue así,
en el trayecto algo va a aparecer,
el mar se muestra inmenso como siempre.
Y ahora lo sé, tiene que pasar un tiempo para comprenderlo,
es necesario algo de tiempo,
antes hay que estar seguro, saber que es el momento,
luego llenar el bolso y partir.
Ahora desde esta isla veo algo, no sé qué.
El tiempo pasó, el tiempo siempre pasa
y cuando se va deja cosas que luego llevamos,
el tiempo, las personas, todos nos dejan algo,
cosas que no se ven y que cargamos en un bolso imaginario.
El mar golpea contra mi isla, viene y se va en forma de olas,
tengo varias cosas que llevo,
y creo es el momento, alguien canta por ahí.
El mar se muestra como siempre,
no me amarró como Odiseo al mástil del barco.
Algo en nosotros nos arrastra a navegar,
y el mar a veces decide por nosotros,
por más que fijemos un rumbo en el trayecto algo puede pasar,
varias veces algo pasó.
Alguien canta, y por ahora solo veo el mar.


6 comentarios:

  1. Llegué de casualidad y me gustó mucho.
    Amo esos momentos en los que finalmente hay que partir.

    ResponderEliminar
  2. Bueno bienvenida, sí esos momentos tienen algo agradable, supongo que es lo nuevo que puede venir.

    ResponderEliminar
  3. estoy re colgada y no paso desde hace mucho a firmarte pero esto "Y tiene que pasar un tiempo hasta que uno comprende que ya nada queda, o que lo que queda es insuficiente, para convencerse que hay que partir2 fue genial, lo escribiste vos?
    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno gracias Norah, por pasar y por lo que decís.
    Sí la frase es mía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. .. el mar hace un movimiento raro .. en algunos lados imperceptibles y en otros .. como en las orillas .. golpea con fuerza .. lleva y trae con la misma firmeza y convicción
    .. la vida es algo así .. muchas veces nos lleva por caminos que nunca imaginamos transitar y otras te devuelve sin sutelezas .. sin tren de aterrizaje ..pero con la energía para seguir .. o en muchos casos para volver a empezar
    .. hay momentos que no se pueden dejar pasar .. impulsos propios y sensaciones que son más que una señal

    Beso morocho .. que tengas un lindo día

    Nati

    ResponderEliminar
  6. Que lindas palabras Nati.
    Coincido con lo que decís che, y espero también tengas un lindo día, un beso.

    ResponderEliminar