miércoles, 15 de septiembre de 2010

Permanece.

“Fuera llueve. Dentro también.”

Ismael Serrano.




Llueve bastante, hace días que llueve,

también hace frío y siento que el invierno me regala estos días,

que permanece solo porque me gusta la lluvia y el frío.


La lluvia caí anoche, cuando baje del colectivo,

cuando cene sin muchas ganas de hacerlo,

también hoy a la mañana cuando una vez más,

sin saber porqué, me desperté antes de las cinco,

desactive la alarma del teléfono y preparé el café que acabo de beber.


La lluvia no deja de caer

y el árbol con las hojas mojadas brilla

por las luces de la calle que aún no se apagan,

se mece por el viento que sopla en fuertes ráfagas.

Afuera no parece ser trece de septiembre,

el invierno permanece, no se quiere ir y por mí está bien.


Me gusta ver caer la lluvia,

cuando lo hago siento que puedo pensar con más claridad.

Caen algunas gotas busco una ventana

y miro.

Pienso, miro, sonrío, dejo de sonreír,

las risas y sonrisas me duran poco,

siempre fue así.


Ver la lluvia es un ritual solitario y necesario,

siempre que llueve tengo que hacerme un tiempo

para aislarme y mirar.


Solo una vez quise compartir ese ritual,

pero eso es otra historia y un recuerdo muy lindo.


La lluvia cae,

algunas luces se encienden en las casas de enfrente,

el barrio comienza a despertarse,

pero eso ocurre en otro lugar, en otro mundo,

en este lugar en el que me encuentro

en este nuevo mundo que veo solo estamos la lluvia y yo.





2 comentarios:

  1. "óyeme como quien oye llover,
    sin oírme, oyendo lo que digo
    con los ojos abiertos hacia dentro,
    dormida con los cinco sentidos despiertos,
    llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
    aire y agua, palabras que no pesan:
    lo que fuimos y somos,
    los días y los años, este instante,
    tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
    (..)
    óyeme como quien oye llover,
    pasan los años, regresan los instantes,
    ¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
    no aquí ni allá: los oyes
    en otro tiempo que es ahora mismo,
    oye los pasos del tiempo
    inventor de lugares sin peso ni sitio,
    oye la lluvia correr por la terraza,
    la noche ya es más noche en la arboleda,
    en los follajes ha anidado el rayo,
    vago jardín a la deriva
    —entra, tu sombra cubre esta página."

    Octavio Paz (1914-1998)
    Publicado en ‘Árbol adentro' por Editorial Seix Barral, Barcelona 1987


    Saludos!
    Ji

    ResponderEliminar
  2. Ja sabes que hace tiempo me vienen diciendo que tengo que leer a Octavio Paz, gracias por el texto Ji, un beso.

    ResponderEliminar