jueves, 26 de agosto de 2010

Conservación de los recuerdos.

Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: Luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: «Excursión a Quilmes», o: «Frank Sinatra».
Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: «No vayas a lastimarte», y también: «Cuidado con los escalones.» Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay una gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempre de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio.



El 26 de agosto de 1914 nació Julio Cortázar.
En un libro que me regalaron dice “Volvé Cortázar volvé, total que te cuesta” y aclara el autor que esa frase es de una pintada en un muro de Buenos Aires, me parece genial porque Julio por estar siempre entre lo fantástico y real sin una línea en el medio que lo separe tranquilamente puede volver, a él no le cuesta.
“Conservación de los recuerdos” pertenece a “Historias de Cronopios y de Famas”.

4 comentarios:

  1. Hermosisimo post!
    Que lindo cuando los recuerdos te sorprenden! no solo en la casa o pieza hechas una gran bulla, sino tambien en esa esquina, en ese banco de la calle o estación, en ese viaje en bondi... preciosos, pero no por ello sin espinas!!

    Julio, volvé! por algunas de las tantas galerías...por alguna calle mágica...
    Gastón, espero que andes bien!
    beso

    JI

    ResponderEliminar
  2. Si hermoso cuento, uno de los que más me gustan de “Historias...”.
    Gracias por el saludo Ji espero vos también andes bien, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tantas pero tantas veces leído, todavía me emociona la naturaleza del Cronopio, en qué cabeza cabe generar personajes que dibujan una sonrisa de sólo pensarlos un segundo? En la cabeza de Cortázar. Que nunca nadie lo olvide, todo el tiempo está volviendo...

    ResponderEliminar
  4. Cortázar tiene ese poder de generar muchas emociones, sonrisas y lágrimas.
    Y con respecto a los Cronopios solo a él se le podían ocurrir seres así.

    ResponderEliminar