jueves, 1 de julio de 2010

Sobre cosas que escucho y digo.

Que valga la pena a quien das algo,

que cada noche y día valga la pena,

que lo que hagas y dejes de hacer lo valga.

Que haya valido la pena el esfuerzo que te trajo acá,

que el brillo de los que iluminaron e iluminan el camino,

este camino... todos los caminos, no sea en vano.

Que no sean en vano tantas lágrimas, tanta tristeza.

Revalida a cada instante todo el amor y confianza que recibís,

Que valga la pena cada batalla que sostengas contra los injustos,

a veces cuesta distinguirlos, se disfrazan, constantemente lo hacen,

buscan desaparecer pero están ahí,

dan vueltas por el mundo, dan vueltas al mundo,

lo dejan de cabeza y así, de cabeza aprendemos a andar.

Cuesta hacer las cosas estando de cabeza, pero se aprende y se hace,

cuesta escribir de cabeza, el papel se cae y la tinta no se fija,

pero las ideas y las metas siguen firmes, ellas no se caen.

Tampoco caen las bellas personas que nos acompañan,

siguen firmes.

No importa cuanto puedan voltear al mundo,

lo importante permanece,

y haciendo equilibrio en este mundo vertiginoso

pienso en que no sea inútil esta noche,

que no sea inútil lo que pueda hacer mañana.

Pienso y escribo de cabeza, es difícil escribir de cabeza,

el papel se cae y la tinta no se fija,

pero escribo, mal o bien pero lo hago,

a veces hacer algo es mejor que nada.

Escribo por las noches como casi siempre

y veo a todos los que siguen con migo,

los veo a mi lado aunque no estén acá.

Veo a todos los que siguen en este mundo injusto,

y sigo como muchos siguen,

pensando en los encuentros y reencuentros.

La noche pasa hermosa por la ventana,

hacía bastante no la veía, no la disfrutaba,

pero pude exorcizar algunos recuerdos molestos

y ahora veo todo un poco más claro, comprendo mejor y sigo

aunque me faltan partes, personas únicas, importantes,

pero de alguna forma aprendí a seguir,

pisando otras veredas, bajo otro cielo al que quise, pero voy.

Cómo no voy a aprender a ir en este mundo de cabezas,

sí personas importantes me faltan y de todas formas aprendí a seguir,

a caminar, cómo no voy a poder escribir de cabezas

sí partes de mi corazón quedaron lejos.

De alguna forma seguimos, vos seguís, donde sea que estés.

Acá muchos siguen y me hablan,

escucho lo que me ayuda a seguir y, con mi forma de hacerlo,

con mis silencios y gestos, digo bastante más que antes,

digo cosas que ayudan a seguir,

y escribo, mal o bien, pero lo hago,

a veces hacer algo es mejor que nada.

4 comentarios:

  1. Valió la pena haber llegado hasta acá.
    Me gustó mucho, sobre todo cuando pese a que hay que seguir estando de cabeza, las metas no se caen, se mantienen firmes, creo que también se hacen más claras y nos da más fuerza para alcanzarlas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. mmmmmm .. creo que consciente o inconscientemente .. colectiva o individualmente siempre estamos haciendo

    Creo que aunque estemos de cabeza nuestras fortalezas tienen que vencer a nuestras debilidades y seguir buscando .. seguir caminando .. o rodando .. pero avanzar

    Creo que se trata a veces de empujar y otras ser empujados

    Vivir

    Beso locura

    Nat

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te haya gustado Clarisa, un beso y sos bienvenida cuando quieras.

    ResponderEliminar