jueves, 8 de julio de 2010

Ausencia de la luna.

En vigilia, esperando un “hola”
o cualquier otra señal,
envuelto en un traje que dije no usaría más,
espero,
quizás solo por hoy,
pero lo hago.
Mañana seré más fuerte,
apretaré los puños
y enfrentare a la aburrida ciudad,
transitaré sus calles,
devolveré y recibiré saludos
y nadie notará nada,
todos me verán como lo hacen siempre
y solo yo sabré cuanto te extraño.
En vigilia escribo,
sonrío al ver un nuevo libro de cuentos,
que a su vez me mira desde la repisa,
los libros suelen robarme sonrisas
y mientras lo veo,
pienso en que mañana seré más fuerte.
Mi letra inentendible forma textos
que releo y corrijo,
la noche pasa en silencio
y la luna ya me abandonó,
ya no busca que le devuelva su magia,
se dio cuenta que pedírmela era inútil.
Sonrío y en mi interior llevo lo que me guardé,
lo que quedó para mí,
y sé voy a ser más fuerte.
Mañana seré más fuerte.

2 comentarios:

  1. Qué lindo como se complementan los escritos, Gastón. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Sí, fueron escritos en noches seguidas, aunque pensados noches atrás.
    Otro beso para usted colgada Cosmonauta.

    ResponderEliminar