viernes, 30 de julio de 2010

El abismo.

El abismo me envuelve después de ayer.
Ayer todo cambió, sigo cayendo.
Y no hay piso en esta caída.

Me envuelven silencio y oscuridad.
Ayer ocurrió, salté o me empujaste, no lo sé
¿importa?, sé que caigo.

Solo veo abismo no hay nada más.
Ya no te veo, ya no quiero pensar.
Solo me queda caer, por eso caigo.

¿Volveré a tener fuerzas para volar?
¿Podré subir una vez más?
¿Podré volver?

Después de ayer solo hay abismo.
Caigo oscuro y en silencio.
Caigo esperando volver.

lunes, 19 de julio de 2010

El futuro.

Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle, en el murmullo que brota

de noche
de los postes de alumbrado, ni en el gesto

de elegir el menú, ni en la sonrisa

que alivia los completos en los subtes,
ni en los libros prestados ni en el hasta mañana.



No estarás en mis sueños,
en el destino original de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes o una blusa.
Me enojaré amor mío, sin que sea por ti,
y compraré bombones pero no para ti,
me pararé en la esquina a la que no vendrás,
y diré las palabras que se dicen
y comeré las cosas que se comen
y soñaré los sueños que se sueñan
y sé muy bien que no estarás,
ni aquí adentro, la cárcel donde aún te retengo,
ni allí fuera, este río de calles y de puentes.
No estarás para nada, no serás ni recuerdo,
y cuando piense en ti pensaré un pensamiento
que oscuramente trata de acordarse de ti.




De los pocos poemas que sé de memoria y no es casualidad que sea de Cortázar.

De tanto leer y leer uno va memorizando textos, poemas, fragmentos de cuentos o novelas, mucho más si las palabras dicen tanto.

Con respecto al poema creo es la muestra perfecta de cómo alguien con palabras puede expresar sentimientos únicos y muestra (cómo toda su obra) lo gigante que es Julio.

En un comienzo cuando pensé en subir “El futuro” iba a subir un video en el que lo recito, pero ganó el buen gusto y afortunadamente ese video con mi voz y la cámara filmando el libro, fue eliminado.

martes, 13 de julio de 2010

Esquivar o soportar golpes.

a Romina que, mágica como siempre,
inspiró estas palabras.


De alguna forma lo hice, de alguna forma lo hago,
es que es necesario para seguir aprender a esquivar golpes,
claro que hay muchos que no se pueden esquivar
y entonces hay que aprender a soportarlos.
De alguna forma soporté esos golpes y pude seguir.
No es fácil hay golpes de Knock-out que te dejan inconsciente un tiempo
y la cuenta puede pasar los “10” y uno va a seguir ahí tirado,
hablo de los peores golpes, los invisibles que van al corazón.
Pero ya basta de eso,
después de todo hay un “Nuevo mundo”:

“Otra ciudad se construyó,
un nuevo mundo apareció.
Nuevas canciones y poesías me forman.”


Los golpes pueden venir:
“...los cimientos que me forman son más sólidos,...”
y no voy a caer,
ya no quiero caer,
personas hermosas me sostienen
y de alguna forma las sostengo yo.
Ellas también aprendieron a esquivar o soportar golpes
Y así seguimos, es mejor ir juntos que solos.


La vida es rara,
suele dejarte en situaciones difíciles,
y en esas situaciones hay que aprender a seguir,
pero la vida también regala personas maravillosas,
llenas de magia.
La vida es rara,
y los amigos son únicos.


De alguna forma lo hice, de alguna forma lo hago.
De alguna forma lo hiciste, de alguna forma lo haces.
De alguna forma aprendemos a esquivar o soportar golpes,
hablo de los peores golpes, los invisibles que van al corazón
y con el corazón herido es difícil seguir,
afortunadamente aparecen estos seres que reparan corazones.


No tiene sentido quedarse en el pasado,
¿con qué objeto? lo que pasó es eso, algo que fue,
bueno o malo, pero algo del pasado.
Valoro todo en forma distinta, seres únicos me enseñaron a hacerlo
y así voy, esquivando y soportando golpes,
fiel a lo que soy, a lo que siento,
así vas vos, mágica como siempre,
así seguimos, es mejor ir juntos que solos.
La vida es rara y de vez en cuando regala personas maravillosas.
La vida a veces es difícil y golpea,
pero con el tiempo aprendemos a esquivar o soportar golpes.

jueves, 8 de julio de 2010

Ausencia de la luna.

En vigilia, esperando un “hola”
o cualquier otra señal,
envuelto en un traje que dije no usaría más,
espero,
quizás solo por hoy,
pero lo hago.
Mañana seré más fuerte,
apretaré los puños
y enfrentare a la aburrida ciudad,
transitaré sus calles,
devolveré y recibiré saludos
y nadie notará nada,
todos me verán como lo hacen siempre
y solo yo sabré cuanto te extraño.
En vigilia escribo,
sonrío al ver un nuevo libro de cuentos,
que a su vez me mira desde la repisa,
los libros suelen robarme sonrisas
y mientras lo veo,
pienso en que mañana seré más fuerte.
Mi letra inentendible forma textos
que releo y corrijo,
la noche pasa en silencio
y la luna ya me abandonó,
ya no busca que le devuelva su magia,
se dio cuenta que pedírmela era inútil.
Sonrío y en mi interior llevo lo que me guardé,
lo que quedó para mí,
y sé voy a ser más fuerte.
Mañana seré más fuerte.

martes, 6 de julio de 2010

Presencia de la luna.

Algo debe andar mal en el universo
o quizás estoy en otro universo,
distinto al que estuve,
distinto al de ustedes,
es que la luna aparece frente a mi ventana
constantemente y sé, no debería ser así.
La luna me mira pidiéndome algo,
quiere que le devuelva la magia que me prestó.
Lo siento luna últimamente estoy aturdido
y empiezo a dudar si tengo algo que dar,
las caras amigas que me rodean dicen lo contrario
y me ayudan a seguir.
Sí, debo estar muy aturdido
ya que veo lo que tengo que hacer y no lo hago.
¿Magia luna?, ¿me pedís magia?
no, no te doy nada,
esta noche lo que tengo me lo guardo
esta magia ya es mía.
Andate a buscar tu magia a otro lugar,
o pedísela a ella,
después de todo fuimos dos quienes
recibimos tu préstamo.
No luna, lo que tengo me lo guardo,
lo que tengo es mío.

jueves, 1 de julio de 2010

Sobre cosas que escucho y digo.

Que valga la pena a quien das algo,

que cada noche y día valga la pena,

que lo que hagas y dejes de hacer lo valga.

Que haya valido la pena el esfuerzo que te trajo acá,

que el brillo de los que iluminaron e iluminan el camino,

este camino... todos los caminos, no sea en vano.

Que no sean en vano tantas lágrimas, tanta tristeza.

Revalida a cada instante todo el amor y confianza que recibís,

Que valga la pena cada batalla que sostengas contra los injustos,

a veces cuesta distinguirlos, se disfrazan, constantemente lo hacen,

buscan desaparecer pero están ahí,

dan vueltas por el mundo, dan vueltas al mundo,

lo dejan de cabeza y así, de cabeza aprendemos a andar.

Cuesta hacer las cosas estando de cabeza, pero se aprende y se hace,

cuesta escribir de cabeza, el papel se cae y la tinta no se fija,

pero las ideas y las metas siguen firmes, ellas no se caen.

Tampoco caen las bellas personas que nos acompañan,

siguen firmes.

No importa cuanto puedan voltear al mundo,

lo importante permanece,

y haciendo equilibrio en este mundo vertiginoso

pienso en que no sea inútil esta noche,

que no sea inútil lo que pueda hacer mañana.

Pienso y escribo de cabeza, es difícil escribir de cabeza,

el papel se cae y la tinta no se fija,

pero escribo, mal o bien pero lo hago,

a veces hacer algo es mejor que nada.

Escribo por las noches como casi siempre

y veo a todos los que siguen con migo,

los veo a mi lado aunque no estén acá.

Veo a todos los que siguen en este mundo injusto,

y sigo como muchos siguen,

pensando en los encuentros y reencuentros.

La noche pasa hermosa por la ventana,

hacía bastante no la veía, no la disfrutaba,

pero pude exorcizar algunos recuerdos molestos

y ahora veo todo un poco más claro, comprendo mejor y sigo

aunque me faltan partes, personas únicas, importantes,

pero de alguna forma aprendí a seguir,

pisando otras veredas, bajo otro cielo al que quise, pero voy.

Cómo no voy a aprender a ir en este mundo de cabezas,

sí personas importantes me faltan y de todas formas aprendí a seguir,

a caminar, cómo no voy a poder escribir de cabezas

sí partes de mi corazón quedaron lejos.

De alguna forma seguimos, vos seguís, donde sea que estés.

Acá muchos siguen y me hablan,

escucho lo que me ayuda a seguir y, con mi forma de hacerlo,

con mis silencios y gestos, digo bastante más que antes,

digo cosas que ayudan a seguir,

y escribo, mal o bien, pero lo hago,

a veces hacer algo es mejor que nada.