martes, 13 de abril de 2010

Ciudad finita.

Sabía que era en vano dar vueltas por la ciudad, aunque también sabía que no era en vano hacerlo. Ante la contradicción reformulo su pensamiento.
Sabía que lo que buscaba no lo iba a encontrar dando vueltas por el centro de esa ciudad, sabía también que sí encontraría a muchos conocidos, recordó un fragmento de “Abaddón el exterminador”: “En una ciudad infinita pueden pasar años sin ver a un rostro conocido.”, por lo tanto -pensaba- en esa ciudad finita en la que se encontraba constantemente vería rostros conocidos.
Caminaba por la peatonal encontrándose con personas que conocía y que lo conocían, no veía lo que buscaba y sabía no lo iba a hacer.
Hacía ya unos meses que Sabato iba con él, llevaba encima muchas ganas de releer “Sobre héroes y tumbas”, esas ganas lo llevaron a una de las dos o tres librerías que quedaban en la ciudad.
“No sé a quién presté ese libro” decía su hermano cada vez que se lo pedía, entonces había decidido comprarse otro.
Rostros conocidos siguieron apareciendo ante él, incluso dentro de la librería donde, a diferencia de otras veces, no se quiso quedar mucho tiempo. Preguntó a una de las chicas que atendían por el libro, “tenés suerte, queda uno” respondió ella y como siempre que alguien mencionaba a la suerte él pensaba que tal cosa no existía, que había algo detrás de ese azar que muchas veces determina algo que puede ser importante o no, pensó también en la casualidad, que era algo que para él dejaba ver cierto misterio detrás de las cosas, “¿qué determina que algunas personas aparezcan y desaparezcan de nuestras vidas?” se preguntó. “La casualidad” se respondió, pensando en lo mucho que le gustaba la palabra casualidad.
Ya frente a la caja registradora dio el dinero, “¿tenés la tarjeta EXTRA!?, así sumas puntos”, escucho decir, alcanzó la tarjeta a la chica que como siempre que compraba un libro en esa cadena de librerías intentaba venderle la revista de “cultura”, rechazo la revista, como la bolsa para llevar el libro y salió.
Afuera la ciudad finita continuaba arrojándole rostros conocidos. A esa hora de la tarde él solo buscaba una cosa que sabía en esa ciudad no iba a encontrar, entonces fue en busca de algo que nuca le fue difícil hallar.
Camino hasta la plaza, se sentó en un banco, cerca de una de las fuentes. Había encontrado la soledad que buscaba, ¿o la soledad lo había encontrado a él?
Sentado, no le importaba quien había encontrado a quién.
Las personas caminaban por la plaza pero ya sus rostros, sean conocidos o no, le eran indiferentes.
Abrió el libro y leyó: “Un sábado de mayo de 1953, dos años antes de los acontecimientos de Barracas, un muchacho alto y encorvado caminaba por uno de los senderos del parque Lezama.”

11 comentarios:

  1. Y puede ser que por casualidad, otras personas en la misma ciudad, estén leyendo el mismo libro.

    ResponderEliminar
  2. La casualidad determina tantas cosas importantes, es eso lo que me hace pensar que lo casual no es casual, que hay algo más detrás.
    (Que gran libro “Sobre héroes y tumbas” y como me gusta la palabra casualidad.)

    ResponderEliminar
  3. La casualidad es la cosa más difícil que existe.
    (Si. Igual, me quedo con "El Túnel").

    ResponderEliminar
  4. ey xk la publicaste un martes 13 es de mala suerte jeje

    ResponderEliminar
  5. Creo Flo, que como todo la casualidad tiene sus cosas buenas y malas. Suele ser difícil, pero de vez en cuando maravillosa y única.

    ResponderEliminar
  6. Eh, lo publique un martes 13 por pura casualidad y por suerte no me trajo mala suerte
    (...)

    ResponderEliminar
  7. Igual lo decía en el buen sentido eh, de que si te ponés a pensar en todas las cosas que tienen que pasar para que se de una casualidad, en realidad es bien complejo y si, una maravilla.

    ResponderEliminar
  8. Claro, entiendo lo que decís cosmo, por eso me gusta todo eso que está detrás de la casualidad y que creo nunca llegamos a conocer.

    ResponderEliminar
  9. A ver si puedo firmar .. jajaja

    Hay cosas que realmente sorprenden .. no tienen explicación .. llegan sin ser esperadas .. se diluyen sin darte tiempo .. suceden sin pista previa .. pero no está la causalidad detras de todo?? .. aunque lo casual existe .. en el fondo .. que es??

    Pude? a ver!!

    Chau chau

    Nati

    ResponderEliminar
  10. Vez, la casualidad determino que hoy quede tu firma morocha.
    Ante tu pregunta “en el fondo .. que es??” mi respuesta es levantar los hombros.

    ResponderEliminar
  11. leí "el tunel" y me di cuenta que extraño no tener ese libro.

    ResponderEliminar