sábado, 20 de marzo de 2010

Colectivos.

Dijo después de la película: “...y te vas a ir temprano por el camino de siempre hasta la parada, vas a ver el sol que empieza a salir, solo verás por las calles a los diarieros y a los borrachos que dejó la noche en la vereda. Vas a esperar el cole...” ella dice “cole” y no colectivo, mi teoría es que lo hace porque sabe que no me gustan las abreviaciones de ese estilo, “... y vas a volver a tu casa por la avenida desierta, con la frente apoyada en el vidrio de la ventanilla... como siempre viajas, y el sol rojo de la mañana va a iluminarlo todo.”
Cuando salí las luces de la calle se apagaban y camine hacia la parada del colectivo, por la calle solo había diarieros trabajando y un par de borrachos que se recostaban contra una pared, producto del sueño y el alcohol que había en sus cuerpos.
El colectivo tardaba como siempre que quiero irme rápido. A la parada empezó a llegar más gente, por enésima vez desde que deje de fumar, una chica se acercó a pedirme fuego (cuando fumaba y tenía encendedor nadie lo hacía), dije “no fumo” y seguí esperando el colectivo que no aparecía, el sol más rojo de la mañana se colaba por los pocos edificios que tiene esta ciudad.
Recostado en la casilla de la parada en donde suelen poner fotos de desaparecidos en la última dictadura militar, me caía del sueño y ya no sabía cómo pararme para que mis piernas descansen.
Finalmente el colectivo llegó, subí, pagué y vi que el chofer no quería estar en ese lugar, vi que el resto de los pasajeros demostraban lo mismo, todos odiaban al colectivo, no solo lo vi esa mañana, lo vi varias veces, lo veo siempre. A mí sin embargo me gusta viajar en colectivo, hace algunos años fueron mi primera forma de libertad, de irme lejos de casa, al colegio, a lo de mis amigos, de irme por ahí.
Viendo el mal humor en los rostros de las pocas personas que viajaban, me senté en el anteúltimo asiento de los individuales (que es en donde siempre que puedo me siento), apoye la frente contra el vidrio de la ventanilla y viaje, no solo de regreso a casa, me fui a muchos lugares.
Siempre que voy en colectivo recuerdo lo que cuenta Cortázar en “El perseguidor” cuando Johnny viaja en “métro” y creo que en los colectivos también el tiempo no existe o existe de otra forma o no es tiempo y sí algo más.
En el colectivo me iba, pero a la vez volvía, es decir me iba de su casa, pero volvía a la mía y a su vez también estaba en otros lugares, en muchos, en todos los viajes que hice, en todos los lugares que conocí, quizás también en varias personas que me conocieron, estaba en todos lados, pero en realidad estaba en el 101 que dice “PUERTO” en el cartel de adelante, que era manejado por un chofer que no quería estar ahí y que quizás no lo haya estado, porque él como todas las personas que viajábamos en el colectivo también estábamos en otros lugares.
Me gustan los colectivos, creo nunca los voy a cambiar por un auto, son como la vida que nos trae y nos aleja de personas, que traen y alejan personas.

8 comentarios:

  1. yo amo los bondis cuando vienen a tiempo y no me hacen pasar frio ni calor...
    En realidad lo que me gusta es ir de viaje y mirar por la ventana, ya sea un ciudad o campo, o montañas, lo que sea... me trasmite algo así como paz.
    Hay otras cosas que disfruto como caminar sola especialmente las tardes de otoño.
    Eh, me hiciste pensar.
    Un saludo y buen fin de semana :D

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasa más así en el subte, es un universo paralelo subterráneo para irse...me recuerda a tantos cuentos de Cortázar, como "Manuscrito hallado en un bolsillo".

    ResponderEliminar
  3. Ah las tardes de otoño tienen algo, no sé qué pero tienen algo, buen fin de semana para vos también Norah, un beso.

    ResponderEliminar
  4. “Manuscrito hallado en un bolsillo” es uno de los grandes cuentos de Julio.
    Cuando viaje en subte no hice más que pensar en eso de las otras realidades posibles. Aquella vez estuve en otro mundo, mucho más hermoso que este.

    ResponderEliminar
  5. Ese es uno de mis favoritos de don Julio, pero son muchos los favoritos. Otro es Las babas del diablo. Me fui por las ramas.

    ResponderEliminar
  6. Es que es difícil elegir uno o dos, a mi me gusta todo lo que leía de él, (cuentos, novelas, poesía).
    "Las babas del diablo" es también uno de mis favoritos, me parece que sé porque te gusta ese cuento.
    Ya que nos fuimos por las ramas nombro “El otro cielo”, ¿te gusta ese?

    ResponderEliminar
  7. A mi también ya me gusta todo lo de él, soy poco objetiva. Sabés que "El otro cielo" lo releí hace poco (ando con "Todos los fuegos el fuego" en la mochila estos días) y si, me gustó de nuevo, no lo recordaba tanto...
    Viste que hace poco se encontraron unos cuentos inéditos?, este lo leí en una nota en un diario y me encantó: http://www.flickr.com/photos/flocosmo/3601510381/

    (y lo puse en una foto :P)

    ResponderEliminar
  8. “Todos los fuegos, el fuego” fue el primer libro de él que cayó en mis manos y ahí comenzó todo, ahora tengo 18, junto con “Rayuela” es de los que más leo, pero como decías es difícil ser objetivo, todo me gusta.
    De los cuentos inéditos sabía que se editaron en un libro que se llama algo así como “Papeles inesperados” o “Papeles encontrados”.
    Ahora paso por tu Flickr, que como ya lo dije me gusta mucho, un beso chica Cosmonauta.

    ResponderEliminar