lunes, 1 de febrero de 2010

Su libertad.

a Romina, con quien hablando de amores imposibles,
llegamos a Hipopótamos y Gorriones.



“Y no sé, están ahí en el agua,
sin hacer nada, bostezan,
están tranquilos.”

Los veo cantando.
Cantan todo el tiempo,
gritan, revolotean.

“Y los chiquitos son lindos,
y en el agua abren grande la boca,
...quiero uno para míííí.”

Se mueven de dos formas y
ambas son divertidas,
...o saltan o vuelan.

Vos querés un Hipo,
a mí me gustaría ser un Gorrión.
En realidad buscamos su libertad.

Nosotros, no todo el tiempo
podemos estar en el agua,
tampoco volamos como ellos.

Ellos son más libres,
su libertad es verdadera,
...la nuestra no.

4 comentarios:

  1. que al menos no nos quiten la libertad de dentro.. esa sí que tiene que ser para siempre, y verdadera

    ResponderEliminar
  2. Kristel, creo la libertad interna o el deseo de libertad, como todo deseo, jamás podrán quitarnos.

    ResponderEliminar
  3. La libertad se construye día a día, no nos tenemos que olvidar de eso!! Es una elección de vida , buscarla, hacerla, sentirla y vivirla, cuesta pero vale la pena!! Hay bellos instantes de libertad, no se si llegamos a extensos ratos de plena libertad, pero vale la pena hacerla, pensarla y soñarla!!

    Gracias por recibirme! Hemos vuelta! seguimos en contacto! beso

    ResponderEliminar
  4. Pues de nada Jime.
    Coincido con lo de “bellos instantes de libertad” y también con que “no sé si llegamos a extensos ratos de plena libertad”, supongo que no todo el tiempo se puede ser libre, no todo lo que uno espera, un beso.

    ResponderEliminar