sábado, 13 de febrero de 2010

13/02/10.

Ahora que lleva en la mirada
el brillo que encontró tiempo atrás
se siente distinto,
maneja ciertas situaciones
que antes no podía (o no quería) manejar.

También presta atención
a cosas que antes ignoraba,
como el canto de los gorriones.

Lee más poesía,
también escribe o intenta escribir más poesía.

Hoy está contento,
vuelve a jugar al fútbol,
aunque está más contento
porque se reencuentra con sus amigos.

En él hay más batallas,
ganadas y perdidas,
también más alegrías,
ganadas y perdidas.

Justamente ahora piensa en eso,
las alegrías perdidas para él son algo inexplicable,
tanta amargura y dulzura en una misma sensación.

En él algunas cosas cambiaron
pero otras tantas no,
siguen estando ahí como ayer,
como antes, como siempre.

Sigue siendo callado,
su letra es un desastre inentendible,
su cuarto desordenado,
se sigue yendo con el pensamiento
a lugares que solo él (y quizás alguien más) conoce.

Sigue siendo él
pero en su mirada lleva
el brillo que encontró tiempo atrás.

Hoy siente cierta madurez
al enfrentarse a cosas nuevas,
aparecen nuevos deseos.


Sentado agarra el termo,
ceba un mate, lo toma amargo como siempre
y sigue leyendo.
Piensa, recuerda, imagina, suspira, relee y escribe.

Escribe: “Hay una vida que late afuera, que ahora disfruto más”.
Piensa en lo que escribe,
piensa en muchas cosas,
se pregunta qué será
de las partes de él que quedaron por el camino,
que dejo en otros lugares,
en otros tiempos.

Sonríe, piensa, recuerda y en sus ojos
habita el brillo que encontró tiempo atrás.

2 comentarios:

  1. Bienvenido ese brillo!!!

    Un beso

    Nati

    ResponderEliminar
  2. Llego hace algún tiempo, fue y es bienvenido. Beso Nati.

    ResponderEliminar