lunes, 18 de enero de 2010

Perseguir-seguir.

Norah canta “Chasing pirates” (*), y como siempre cuando canta me deja como congelado, con los ojos bien abiertos, es la segundo voz más linda que escuche (tenías razón cuando dijiste lo que dijiste) ella canta y canta y yo pienso en la palabra perseguir, es una palabra que me gusta, como la palabra raro, no sé bien por qué, pero me gustan.
Salvo por Norah nada se escucha en la casa, ni en el barrio.
Creo todos perseguimos algo, todos somos un poco Johnny (El perseguidor, gran cuento de Julio Cortázar) y nos invaden pensamientos que no respetan el tiempo, las leyes de la física, ni la razón... por qué deberían hacerlo... todos buscamos algo que se termina transformando en alguien. Vos lo buscas y vos y vos y yo, todos buscamos. Pero por momentos cuesta tanto, es muy difícil (a veces imposible), porque muchas veces a quien seguimos sigue a alguien más, que a su vez sigue a alguien más y así andamos por el mundo, siguiendo huellas y rastros. Algunos se encuentran otros no, así seguimos dando vueltas por cualquier lugar.
La vida es una búsqueda constante, seguimos huellas que fueron rostros, sonrisas, caricias que nos mostraron un cielo (ya que mencionamos a Cortázar, sigamos “robándole”), huellas difíciles de hallar, mucho más de seguir.
Y ella sigue cantando y cantando, la segunda voz más dulce que escuche, me deja congelado en este agradable silencio en el que me gusta jugar a escribir.




(*)Norah Jones, de su último disco The Fall. Muy bueno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario