domingo, 3 de enero de 2010

Después/Aunque.

Después de todo tenías razón,
la caída con paracaídas o sin el, fue lo mismo.
Después de todo será lo que merezco.
Después de todo algo quedó por ahí,
y algo traje para mí.
Después de todo, su indiferencia quizás solo sea
una forma de olvido.

Aunque después de todo
no siempre me ignora y tampoco me olvida.
Aunque esta noche de nada sirve
lo que quedó por ahí o lo que traje para mí.
Aunque sé que lo merezco.
Aunque de nada hubiese servido el paracaídas,
me hubiese gustado tener uno.

6 comentarios:

  1. Lindo escrito!

    con respecto a lo de mi blog... si, existe un lugar en donde buscar

    ResponderEliminar
  2. pd: a veces esta bueno no tener paracaidas, a veces esas cosas son las que te hacen sentir vivo, no lo crees? tambien son las que te hacen crecer...

    ResponderEliminar
  3. Ya lo creo, es una forma de aprendizaje, hay un proverbio chino que dice “no se aprende de las victorias tanto como de las derrotas.”
    Si existe un lugar, seguiremos buscando y gracias por lo de “lindo escrito”.

    ResponderEliminar
  4. Del dolor se aprende y mucho .. si algo te golpea más fuerte te hace .. asi que .. a veces es mejor no tener paracaídas .. hay que rebotar y volver a empezar!!

    Hoy es una cosa .. mañana será otra .. signos vitales

    Beso beso

    Yo

    ResponderEliminar
  5. Y sí Nati, pasa que desde que caes hasta que rebotas y subías de nuevo hay un tiempo... pero obvio que se aprende en cada caída.

    ResponderEliminar