martes, 24 de noviembre de 2009

Alta hora de la noche.

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
porque se detendría la muerte y el reposo.
Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
sería el tenue faro buscado por mi niebla.

Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas.
Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta.
No dejes que tus labios hallen mis once letras.
Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio.

No pronuncies mi nombre cuando sepas que he muerto:
desde la oscura tierra vendría por tu voz.
No pronuncies mi nombre, no pronuncies mi nombre.

*Roque Dalton.

*( Conocí a Dalton por Cortázar, lo nombra en "Salvo el crepúsculo" que es de mis libros favoritos, que está subrayado, tachado y escrito en muchas partes.
A este poema lo leí el año pasado en un blog y lo transcribo porque lo nombro en el texto anterior. Hace algunas semanas conseguí mi primer libro de Dalton... ¿ya aburro si me quejo de lo difícil que es encontrar ciertos autores en Chaco no?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario