sábado, 25 de julio de 2009

Una mañana.

Antes del escritorio desordenado con mi orden, antes de tener a Rivera abierto sin leer y del mate que se enfriaba, estuvo la noche.
En esa noche, de la cual ya casi no quedaba nada, sentía que aquel refugio que había encontrado se estaba agotando cuando sus palabras interrumpieron mis pensamientos, “Todo es momentáneo”, dijo y me di cuenta que ambos pensábamos que había que partir. “No todo es momentáneo, solo algunas cosas”, dije pero ella me ignoró, volvimos al silencio y así como nos encontramos nos separamos.
Lo último que vi fue que su mirada había cambiado y de vuelta en casa vi que la mía también.
En el transcurso del día, todo fue desapareciendo salvo sus palabras que repetía una y otra vez la voz que siempre me habla, “Todo es momentáneo”, había dicho y esa mañana no hice más que pensar en que no era así, pero al no encontrar algo eterno me sentía derrotado ante su afirmación.
El mate seguía enfriándose, Rivera había vuelto a su lugar y yo intentaba recordar algo duradero, pero no encontraba nada hasta que dije “Los recuerdos son eternos”… “Los recuerdos son eternos” repetí pero solo el silencio de la casa me respondió. Me sonreí, lo había logrado, sabía que su afirmación no me iba a ganar, pero mi satisfacción duro poco, ella no estaba para decirle que se había equivocado.
Cargue el mate, tome y fue desagradable sentir el agua fría, aunque no le preste atención, había ganado.
Hoy se lo que voy a decirle cuando la vuelva a ver.

4 comentarios:

  1. veo que ambos tenemos el mismo gusto, el de escribir ya sea por placer o por descargar.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. ... menos mal que algunas cosas son momentaneas
    ... los recuerdos son necesarios

    Declaro un empate ... buen relato ... está bien dicho relato en este caso no? ... me corregis si no es así

    Siesta aburrida de Sábado ... me paso a leerte Piscuí .. una buena compañia!!!

    Un beso .. que sigas bien!!

    Nati

    ResponderEliminar
  3. Así es Lucía, por eso al verme identificado en ese texto tuyo tuve que decir lo que pensaba.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Si, está bien así Nati. (Viste que también empato).
    Me alegra haber servido a que sea más tolerable la siesta, algún dia será en persona y con mates.
    Un beso.

    ResponderEliminar