miércoles, 15 de julio de 2009

En su isla.

“Tomando aire para poder expandirte, vas a cruzar un mar que solo quiere hundirte.”
Entrando en tu ciudad, Los Piojos.

Solo veo a un hombre en la isla,
un hombre solo en una isla pequeña.
La otra orilla no esta muy lejos, podría llegar nadando
o subirse a una de las balsas que cruzan por ahí.
Pero por ahora duda bastante (es que se ahogo tantas veces).
Se toma tiempo para elegir en que balsa subir.
Ya no quiere de las que se “construyen para naufragar”,
tampoco de las que parecen seguras y terminan en el fondo.
Sentado solo en mi escritorio (las tres de la mañana)
y entonces veo a este hombre,
habitante de un montón de yerba, que desafiando a todo pronostico
se quedo en el medio del mate, el agua fría forma el mar,
un montón de palos, palitos y hojas forman las balsas y el sigue ahí,
sentado solo en su isla viendo un horizonte que muestra una orilla
que no esta muy lejos, pero a la que no va a llegar,
no hasta que sepa bien que balsa tomar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario